Oración de la Mañana

Oraciones 5107 Visitas

Gracias Señor por mi familia, por mis amigos y por todas las maravillosas bendiciones que Tú has puesto en mi camino. Amado Dios, confío en tu bondad y pongo en tus manos mi vida, mi destino, mis metas y mis más grandes sueños.

Señor, cada día llega a mi vida con nuevos retos y para salir victorioso en cada jornada necesito contar con tu hermosa presencia en mi vida.

Por favor tómame de la mano y llévame por sendas de bienestar, plenitud y prosperidad; ilumina mi mente para que cada uno de mis actos sea para tu gloria y por favor abre mis ojos para que vean tu grandeza, todo tu esplendor y de este modo, poder tener claridad en cada una de las decisiones que tome durante esta jornada.

Te entrego mi corazón, mis propósitos, mis ideales y todo mi ser para que los transformes a tu imagen, y así, yo poder obrar de acuerdo a tus designios.

Y una vez los últimos rayos del sol anuncien el fin de este día, permíteme reunirme con los míos en el calor y la seguridad de mi hogar. Permítenos disfrutar del pan en nuestra mesa, de la salud en nuestros cuerpos y de tu paz y tu amor en nuestros corazones.

Te suplico, amado Dios, que visites y habites en nuestra casa, pues tu presencia ilumina y dirige nuestras vidas y donde Tú estás, nunca falta absolutamente nada.

Señor, por medio de esta oración que nace desde lo más profundo de mi corazón pongo en tus manos este nuevo día, también mis esperanzas, mis problemas y mis necesidades.

Tú eres un Dios bueno y bondadoso y Tú también sabes lo que es mejor para mi vida. Acepto con confianza tus designios; que se haga siempre tu esplendida voluntad.

Y cuando esté listo para afrontar todas mis obligaciones diarias, por favor dame tu protección, ilumíname con tu visión y dame propósito y sabiduría para cumplir con mis deberes de la mejor manera posible y poder avanzar feliz por el camino de la vida, mientras a cada instante doy lo mejor de mí.

Y si en algún momento las cosas no resultaran cómo yo espero, enséñame a ser paciente y mantener la fe, por favor llena mi vida de esperanza para mantenerme firme aun en medio la más fuerte de las tormentas y dame valor para poder salir siempre adelante.

Señor, qué hermoso es poder ser tu hijo y sentirse lleno de tu esplendido amor. Te suplico que hoy me rodees a mí y a mi familia con tu luz protectora, nos cuides, nos bendigas y nos libres de todo mal.

Por favor, danos la fortaleza para seguir siempre adelante, aun en las pruebas y dificultades, porque es tu gracia la que nos sostiene y donde Tú estás, no hace falta absolutamente nada, Amén.

Compartir

Comentarios