La elfa de la suerte y abundancia, no la ignores y en una hora, te sucederá algo maravilloso e increíble

Reflexiones 11729 Visitas

El gnomo Oztalgo es un Ser Mágico; su vestimenta es dorada y con rayos de plata, y cuando se hace presente el resplandor, es grandísimo y muy luminoso. Es un Ser al que cuando lo convocamos, emite a nuestras auras los rayos dorados de abundancia.

Hoy quiere que esa misma luz que el emite, llegue a sus hogares, y nos presenta el encantamiento de las nueve monedas. Es uno de los hechizos más poderosos y secretos que existen. Por sí mismo, proporciona a la persona que lo ejecuta, importantes ingresos de dinero en todos los índoles.

Tiene además la ventaja de ser sencillo, tanto el Gnomo, como la enseñanza, por lo que puede efectuarse en conjunción con otros, potenciando de esta manera la fuerza mágica de la Naturaleza que atrae la fortuna, el dinero y la prosperidad material.

Este hechizo que Oztalgo enseña fue practicado originariamente por los gitanos durante la edad media. En un primer momento, se realizaba con monedas de oro, ya que el Gnomo se las regalaba a los habitantes de las aldeas… Resultaba común en las tribus de los gitanos. Oztalgo dijo que la mujer más anciana de la tribu fuera la encargada de llevar una bolsa con las nueve monedas de oro necesarias para el ritual.

Las monedas eran siempre las mismas y se iban traspasando de generación en generación, como una suerte de legado mágico llevado por Oztalgo.

Los gitanos, como tribus abundantes que eran, difundieron el hechizo de Oztalgo el Gnomo, por gran parte de Europa, sobre todo en la zona que ocupan los países de Hungría y Bulgaria.

En la antigüedad, se empleaban además de las monedas, nueve retratos de Gnomos hechos a mano por el ejecutor del ritual. El encantamiento de las nueve monedas resulta especialmente propicio para la obtención de dinero a través del trabajo, juego, empresas o demás. Sus efectos redundan por lo general, en aumentos de sueldo, ascensos, cambios laborales favorables en lo económico, etc.

A la hora de realizarlo, Oztalgo dice que proceda de la siguiente manera:

En una noche de Luna llena, tome 9 monedas doradas del mismo valor y páselas por el fuego. Para esto, colóquelas en un recipiente de barro que haya comprado expresamente con el propósito de utilizarlo en el encantamiento de Oztalgo, y queme allí una pequeña cantidad de alcohol.

Luego que el alcohol se haya consumido y las monedas enfriado, lavelas varias veces con agua helada. Colóquelas dentro de una pequeña bolsa de tela amarilla junto con una cucharada de sal marina.

Deposite la bolsa con las monedas sobre una mesa vacía previamente lustrada con un trapo embebido en vinagre.

Coloque la imagen verdadera de Oztalgo y arme su bosque.

Encienda sobre la mesa una vela amarilla.

Disponga alrededor de la vela, en círculo, los 9 negativos de fotografías anteriormente mencionados. Fuera de ese círculo, coloque sobre la mesa un sahumerio de jazmín o sándalo y enciéndalo.

Retire una de las monedas de la bolsa y colóquela sobre el humo del incienso durante unos segundos, mientras repite:

«Poder Cósmico, Poder de Oztalgo el Gnomo, sedme propicio». A continuación ubique esa moneda ya pasada por el perfume sobre los negativos.

Proceda de igual forma con las 8 monedas restantes, pronunciando para cada una de ellas, el conjuro de la oración anterior, para que así el Gnomo sepa cómo actuar y como otorgarle lo que pide.

Por ultimo deje que la vela y el incienso se consuman por si mismos sin apagarlos.

Esa bolsa se llevara siempre que tengamos que ir a alguna reunión de negocios, cuando busquemos trabajo, cuando vayamos a algún lugar en el que necesitemos dinero, etc. Cuando no la necesitemos, y todas las noches restantes, se debe dejar la bolsa en el bosque de Oztalgo para que día a día la energice y nos haga llegar el dinero de inmediato, lo antes posible.

Esta bolsita debe pasar de generación en generación, y de esta manera otorgara la suerte a nuestros descendientes y seres queridos.

Compartir

Comentarios